18 de Jul de 2019
Insiste Miguel Montes: no hubo complot en crimen de Colosio
15 de Abril de 2019
COMPARTIR

 

A 25 años del asesinado de Luis Donaldo Colosio, el primer Fiscal que indagó el magnicidio, Miguel Montes, insiste en que no existió complot para acabar con la vida del candidato presidencial del PRI y que Mario Aburto fue un asesino solitario, pese a que primero dijo que hubo una acción concertada.

 

Al cruzar la puerta de su casa rumbo a Los Pinos, hace 25 años, Montes escuchó las palabras de su esposa: "no te van a creer".
Era el 14 de julio de 1994. Minutos después, Miguel Montes García entraba a la residencia de Los Pinos, en donde vería a Carlos Salinas de Gortari. Ya frente a él, sin titubear le dijo:
"Señor Presidente, concluí su mandato, el asesino de Luis Donaldo Colosio es Mario Aburto Martínez".
No hubo conspiración, Mario Aburto es autor intelectual y material del asesinato de Colosio, sentenció el fiscal elegido por la viuda, Diana Laura Riojas, el mismo día del crimen, el 23 de marzo de ese año.
Habían transcurrido 113 días del homicidio. En la cabeza del fiscal retumbaba la advertencia de su esposa mientras escuchaba a Salinas, "por el ambiente que existe en el País, no le van a creer. Yo hice estudios de grupo, Pepe Carreño los hizo y sé, porque así dicen los resultados, que no le van a creer".
Salinas le habló de encuestas de la Presidencia que retrataban el sentir de los mexicanos: "alguien lo mandó matar".
La mayoría veía al asesino pagado por partidos políticos, otros por el Gobierno, la guerrilla y hubo quienes acusaron directamente a Manuel Camacho Solís, resentido con Colosio por ganarle la candidatura del PRI a la Presidencia.
Al cumplirse 25 años del asesinato de Colosio, el jurista, ahora de 81 años, cuenta en entrevista cómo informó las conclusiones de sus investigaciones a Salinas, a Diana Laura y a Ernesto Zedillo.
¿Carlos Salinas le creyó?
"Sí".
Y repite las palabras que dijo en esos momentos: "Señor Presidente, mi compromiso no fue convencer a la opinión pública, ni que me creyeran. Mi compromiso fue hacer la investigación".
El encuentro en Los Pinos terminó con una advertencia de Salinas: "Montes, usted entenderá que me veo obligado a nombrar un sucesor y que no puedo dar por concluida la investigación".
"Salí de la residencia, subí al automóvil y pensé en 'mi esposa tuvo razón'".
¿Diana Laura, qué respondió?
"Dijo que no coincidía con mis conclusiones".
Con Zedillo se repitió la escena. Un día, durante su campaña, habló con él.
"Me creyó, me dijo que sí creía en mis conclusiones"
¿Y por qué al asumir como Presidente abrió otra investigación?
"Al recibir mi informe, me dijo: me da usted mucha tranquilidad para continuar mi campaña, trabajaré tranquilo porque ya sé que, por lo menos, no tengo los riesgos que dijeron corrió Donaldo. Usted me está asegurando que se trató de un asesino solitario".
Sin embargo, recuerda, luego le hizo un anuncio: "Montes, tengo que hacerle concesiones al electorado, gran parte no cree en sus conclusiones, entonces, no puedo reconocer públicamente que me convence su trabajo".

 

Luego, cuenta, "lo dejé con la mano estirada, me di vuelta y me salí".
Tres días después del asesinato de Colosio, el 26 de marzo, Montes aceptaba investigar el caso y pedía permiso en la Corte para ausentarse como Ministro.
Videos de los momentos del crimen se transmitían en todas las televisoras y las conjeturas coincidían en que Colosio fue víctima de un complot.
"Llegué a Tijuana, tres o cuatro días después del asesinato, y ya habían pasado cosas. ¿Qué pasó?, que ya Manlio Fabio Beltrones, entonces Gobernador de Sonora, estaba ahí porque fue de ojos y oídos del Presidente. También estaba Diego Valadés, quien ordenó la detención de Tranquilino Sánchez. Aburto había sido trasladado a Almoloya".
¿Qué hace al llegar a Tijuana?
"Reviso un video en donde aparece caminando Donaldo y se ve una mano de un sujeto que se le ve la cara y se identifica como Aburto disparando un tiro en la sien derecha de Donaldo y se ve como Donaldo da un giro y el segundo tiro se lo alcanza a dar el mismo sujeto a Donaldo, pero en el costado izquierdo".

 

"El giro, el segundo tiro, eso fue una de las contradicciones. Ese video fue motivo de análisis, un análisis minucioso, no teníamos experiencia, lo vimos muchísimas veces, no solo yo".
Montes declaró entonces, el 4 de abril, que las primeras pruebas apuntaban a que el asesinato de Colosio fue un complot en el que participaron varios sujetos.
¿Se equivocó?
"Vimos muchísimas veces el video; a petición del Presidente lo vimos con expertos y personas de absoluta confianza de Carlos Salinas, entre ellas Jorge Carpizo, que era Secretario de Gobernación".
También lo analizó el penalista Fernando Gómez Mont, "me dijo: coincido contigo, el video incrimina a Mario Aburto, incrimina también al que identificamos como 'El Clavadista', a Los Mayoral y a Adolfo Riva Palacio". Carpizo no apoyó ese análisis. La conjetura inicial de Montes fue desechada a los pocos días.
Después de declarar que el crimen fue un complot, uno de los expertos, el doctor Jesús Zamora, descubrió la prueba que derrumbó esa hipótesis. Se trata del "libro de actas" de Aburto, en el que anuncia con precisión el crimen. Los escritos revelan su odio y resentimiento en contra del PRI.
Cada línea y dibujo de Aburto fueron estudiados por expertos. Las investigaciones sumaron 68 mil 293 páginas, cientos de grabaciones, fotografías, entrevistas, análisis de expertos, y concluyeron en que Colosio fue víctima de un asesino solitario.
¿Conoció en persona a Aburto?
"Nunca lo he visto en mi vida".

 

 

 

(Con información de REFORMA)

 



LO MÁS RECIENTE

VIDEOS